Consejos de Viaje,  Destinos

Los pecados de la capital

Sin duda Londres ofrece un sin fin de actividades y atracciones turísticas en las que invertir energía durante tu visita. Pero realmente las que a mí me hicieron perder la cabeza fueron sus mercados y mercadillos. Montones de rincones que hubiera sido un auténtico pecado perderse en la capital londinense.

Creo que no hay mejor manera de conocer un lugar que conociendo sus mercados. Flores, comida, ropa, souvenirs y cientos de cosas que sería incapaz de nombrar. De esta manera puedes conocer la cultura y la gente del suelo que estás pisando. Y así me ocurrió, que me dejé caer por todos los mercados que pude,pecando en cada uno de ellos.

El paraíso de la comida

La gula me llevó a uno de los tantos mercados que se encuentran dispersos por la ciudad: el Borough Market. En el 8 de Southwark Street, tras el Ayuntamiento de Londres y muy cerca de la Tower Bridge, se encuentra uno de los más antiguos mercados de la ciudad. Su fecha de origen ronda alrededor del siglo XI aunque está datado en este lugar desde el 1756. En esa época era el lugar habitual dónde comerciantes compraban y vendían productos básicos como verdura, carne o pescados cerca de la ciudad.

Borough Market

A pocos metros de llegar, ya sabes que estás ahí porqué el olor a comida invade las calles contiguas. Un festín de manjares hacen que se despierte la más grande de las lujurias, pues cuesta decidir dónde y qué comer. Te puedes encontrar desde puestecillos con comida típica como lo son los bagels o el fish and chips hasta comida japonesa o una enorme “paella española”.  No sería capaz de recomendar nada en concreto porqué a cada paso hay algo mejor (aunque los fideos del puesto Wokit me llevaron al mismísimo cielo). Chocolate, vino, queso… todo lo que desearías encontrar lo tienes allí. Sin ninguna duda es una parada obligatoria que incluir en la visita a la ciudad.

Un poco de calma

Tras haber llenado la barriga y sin tiempo a que la pereza te atrape en esta ciudad, otra de las paradas de rigor fue el maravilloso Covent Garden. Casi de casualidad y al son de Halleluah de Leonard Cohen, un cantautor nos invitaba a entrar a visitar el magnífico rincón que se esconde entre los teatros más codiciados de la ciudad. Covent Garden fue hasta los años 70, el barrio de venta al por mayor de fruta y verdura.

Hoy, lo conocemos por ser un gran espacio que esconde diferentes puestos de artesanía. La avaricia hace que no te puedas ir de aquí con las manos vacías, así que en un puestecito de velas artesanas no me pude resistir en traer un recuerdo de vuelta a casa.

Calle principal de Camden Town

Contrastes londinenses

Si hay un lugar diferente y pintoresco en Londres es Camden Town, envidia de todos los mercados. Lo definiría como un lugar de contrastes. Empezando por su arquitectura, alocada. Casas de diferentes tamaños, colores. Escaparates estrambóticos. El bullicio de la gente, gente muy diferente. Y mucho de todo. Muchos puestos de comida, mucha ropa, zapatos, pendientes. Aquí sí, aquí sí que puedes encontrar todo lo que te puedas imaginar.

Entrada al mercadillo de Camden Market

Si el día amanece nublado, como es normal en Londres, una explosión de colores al llegar a Camden hará que vuestro día de un giro de 180º. Uno no sabe muy bien por dónde empezar pero no hay nada mejor que dejarse llevar. El primer lugar que te encuentras es el famoso Camden Market, una de las principales atracciones turísticas del barrio y de Londres. Un auténtico clásico desde el 1974 que cada fin de semana recibe unas 100.000 personas que se dejan caer por sus laberínticas callejuelas. Se trata de un mercadillo en toda su esencia lleno de puestos de ropa de segunda mano, souvenirs, bisutería… Una auténtica locura para nuestros bolsillos.

Interior de Camden Market

Hasta llegar al canal, hay un sinfín de tiendas de tatuajes y piercings, ropa, zapatos y mucho más hasta llegar al Stable Market. Lugar dónde antiguamente se encontraba el establo de los caballos y que hoy se amontonan tenderetes de diferentes artesanos y vendedores que juegan a ser el mejor postor. En este lugar también podrás encontrar diferentes lugares dónde parar a repostar y saciar el apetito.

De vuelta a la estación me dejé seducir por el gran número de grafitis que esconde la ciudad. ¡Una maravilla! Sin lugar a dudas, la visita de Camden Town es una de las mejores del viaje a Londres. No hay barrio más divertido, pintoresco y fotografiable en toda la ciudad.

Grafitis escondidos por el barrio de Camden

El encanto de lo añejo

¿Cuántas veces hemos oído hablar de Nothing Hill? ¡Si hasta hay una película con ese nombre! Pues en busca de este famosísimo barrio me topé con otro de los mercados, el Portobello Road.

Este mercadillo es famoso por sus antiguedades. En sus puestos puedes encontrar desde relojes hasta mapas con fechas realmente antiguas. Es un mercado de auténticas gangas que toma el nombre de su calle. Casas de colores adornan el paseo que te llevan hasta el final dónde puedes encontrar una gran plaza con montones de ropa de segunda mano y puestos de deliciosa comida casera que, como no podía ser de otra manera, hará que vuelvas a pecar una y otra vez.

¡Pronto, muy pronto tendréis más noticias de Londres!

Información útil (Horario y localización):
*En Londres hay muchos más mercados y mercadillos qué visitar, no te los pierdas.

0 - 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies